¿Cómo se puede arreglar una cremallera rota en una mochila?

Grafito

Si tu cremallera se siente rota porque se niega a subir o bajar, probablemente sea un problema de lubricación. El grafito es una de las mejores cosas para usar si ese es el caso. Ahora bien, ¿dónde se puede conseguir grafito en casa? En realidad es tan sencillo como utilizar un lápiz del número 2.

Frotéjalo de arriba a abajo en la cremallera. Intenta que el grafito penetre en la zona donde la cremallera está pegada. Una vez que hayas terminado de aplicar el grafito, intenta mover la cremallera. Si es un simple problema de lubricación, la cremallera debería despegarse y deberías poder moverla.

Si no es un lápiz del número 2, las barritas de grafito son fáciles de conseguir en el mercado.

Jabón de lavandería

Si un palito de grafito no ofrece suficiente lubricación, puedes llevarlo un poco más allá. El jabón de lavandería proporcionará a la cremallera rota un impulso de lubricación. Coge un poco de jabón para la ropa en un plato y añade unas cuantas cucharadas de agua.

Mezcla los dos hasta que obtengas una solución semiespesa. A continuación, coge un bastoncillo de algodón y empápalo en la solución. Utiliza este bastoncillo para mojar la cremallera. Una vez que hayas hecho esto unas cuantas veces, intenta mover la cremallera hacia arriba y hacia abajo. Puede que no se mueva inmediatamente. Si ese es el caso, intente mojar la zona unas cuantas veces más con el bastoncillo de algodón hasta que la cremallera se despegue.

Si usar el jabón de lavandería a mano no funciona, siempre puede considerar lavar la mochila por completo. Si tienes una lavadora, mete la mochila en la máquina y dale una vuelta. Si hay suciedad o mugre atascada en la cremallera, se deshará en la lavadora. Puedes probar a lubricar la cremallera de nuevo después de lavar la mochila.

Cera de velas/crayón

Hablando de lubricación, otro método eficaz es utilizar cera de velas o un crayón para que la cremallera se mueva. La cera doméstica suele ser muy efectiva en una cremallera atascada. Si no hay cera doméstica, puedes utilizar una vela vieja o un palito de cera para crayones.

El método de aplicación es el mismo que el de utilizar un palito de grafito. Simplemente frote el palo de cera en la zona afectada hasta que esté lo suficientemente suave para que la cremallera se mueva hacia arriba y hacia abajo con facilidad. Una vez más, esto puede llevar unos cuantos intentos. Siga aplicando la cera en la zona hasta que la cremallera pueda deslizarse sin atascarse.

Lo bueno de este método es que no deja ninguna mancha (a no ser que uses un lápiz de color). La cera simplemente se derretirá eventualmente después de la fricción repetida con la cremallera, por lo que no tiene que preocuparse de que ningún color se extienda en su mochila.

Arreglar los dientes doblados de la cremallera

Es muy probable que el problema de tu mochila no sea la lubricación. Si te fijas bien, puedes encontrar que la cremallera tiene los dientes doblados. Ninguna cantidad de lubricación ayudará hasta que arregle los dientes doblados. Utiliza cualquier herramienta de tu caja de herramientas con la que te sientas cómodo. Los alicates suelen ser los que mejor funcionan.

Agarre el diente doblado con un par de alicates y maniobre para que se enderece. Es posible que tenga que repetir esto unas cuantas veces para conseguirlo. Sin embargo, tenga cuidado de no tirar demasiado fuerte, ya que el diente puede salirse de la cinta por completo. Cuando eso ocurre, no hay mucho que puedas hacer para salvar la cremallera. Enderezar el diente puede requerir una mano delicada.

Arreglar un tirón roto

El tirón que se rompe es en realidad un suceso bastante común pero que se puede arreglar fácilmente. Si no tienes demasiado tiempo y tienes que estar pronto en algún sitio, hay varios arreglos temporales que puedes probar.

Uno de los más efectivos es utilizar un clip. Basta con abrir un extremo del clip hacia fuera y meterlo por el agujero donde suele ir el tirón. Alternativamente, puedes convertir un llavero, un conector de cable de teléfono o cualquier otra cosa lo suficientemente pequeña, ágil y maleable en un tirador de cremallera.

En su momento, cuando tengas tiempo, puedes sustituir la solución improvisada por un nuevo tirador de cremallera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *