Hoja informativa sobre los enterovirus

Los enterovirus son un grupo de virus que causan una serie de enfermedades infecciosas que suelen ser leves. Sin embargo, si infectan el sistema nervioso central, pueden causar enfermedades graves. Los dos más comunes son el echovirus y el coxsackievirus, pero hay varios más. Los enterovirus también causan la poliomielitis y la enfermedad de manos, pies y boca (HFMD).

Síntomas

La gran mayoría de las personas infectadas por enterovirus -más del 90%- no presentan síntomas o presentan síntomas inespecíficos, como fiebre repentina. Los enterovirus pueden provocar una amplia gama de síntomas, pero los más frecuentes son fiebre, síntomas respiratorios leves, enfermedad similar a la gripe con fiebre y dolores musculares, fiebre con sarpullido y síntomas gastrointestinales.

Complicaciones

La mayoría de las enfermedades causadas por los enterovirus son leves, pero a veces pueden desarrollarse enfermedades más graves en determinados pacientes, como afecciones cerebrales y cardíacas, neumonía y hepatitis. Además, los virus pueden extenderse a otros órganos como el bazo, el hígado, la médula ósea, la piel y el corazón.

Modo de contagio de los enterovirus

Los enterovirus se contagian más comúnmente al entrar en contacto con secreciones, como la saliva, el esputo o la mucosidad, de una persona infectada o con sus heces.

Personas de mayor riesgo

Los enterovirus son los virus más prevalentes del mundo. Cualquier persona puede desarrollar una enfermedad sintomática causada por los enterovirus, pero los niños, especialmente los menores de 10 años, son los más propensos a infectarse. Las personas con más probabilidades de desarrollar una enfermedad más grave son las que tienen problemas de salud subyacentes, las mujeres embarazadas, los recién nacidos o los bebés prematuros, y las personas que sufren estrés por frío o desnutrición.

Diagnóstico

Los enterovirus suelen diagnosticarse clínicamente por un médico que juzga los síntomas de un paciente para ver si tiene uno de estos virus. Sin embargo, las pruebas de laboratorio realizadas en algunas muestras de pacientes pueden ayudar a detectar los enterovirus en los casos más graves.

Tratamiento

La mayoría de los pacientes con infección por enterovirus se recuperan sin problemas. El tratamiento suele ser de apoyo, dirigido a aliviar los síntomas y a asegurarse de que las personas se mantienen hidratadas. Las personas con infecciones más graves necesitarán un apoyo más intensivo. Sólo se administran antibióticos si se sospecha que existe una infección bacteriana secundaria junto con el enterovirus.

Cómo evitar el contagio de enterovirus

Actualmente no existen vacunas contra los enterovirus, excepto la de la poliomielitis. Las buenas prácticas de higiene, como el lavado de manos frecuente, son esenciales para reducir el riesgo de infectarse.

Nota: La información contenida en esta ficha está destinada a la información general y no debe utilizarse como sustituto de la experiencia y el juicio individuales de los profesionales sanitarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *