Iglesia del Gran Dios

Se sabe que los romanos, los que crucificaron a Cristo, utilizaron instrumentos de diversas formas. Algunos eran simplemente maderos verticales, otros tenían travesaños fijados en la parte superior o un poco por debajo de la parte superior.

La palabra «cruz» en el Nuevo Testamento viene de la palabra griega stauros. El estudio de los orígenes de las palabras muestra que stauros significa simplemente «estaca» o «poste». Esta palabra se utilizaba en la literatura para referirse a piezas de madera de diversas formas, incluidas las que tenían travesaños.

Interesantemente, otros escritores bíblicos describen el instrumento de la muerte de Cristo como un «árbol». Fíjese en Hechos 5:30: «El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero.» También, Hechos 13:29-30: «Cuando se cumplió todo lo que estaba escrito sobre él, lo bajaron del madero y lo pusieron en un sepulcro». Finalmente, Pedro escribe: «. . . que llevó él mismo nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero, para que nosotros, muertos a los pecados, vivamos para la justicia. . .» (I Pedro 2:24; véase también Hechos 10:39; Gálatas 3:13). No se puede determinar si el uso de este término es más descriptivo que literal, pero bajo restricciones de tiempo como ocurrió durante el juicio y la crucifixión de Jesús, se sabe que los romanos utilizaron árboles vivos como stauron para las crucifixiones.

No hay ninguna descripción en la Biblia de los stauros específicos en los que murió Cristo. Si fuera importante para nosotros conocer su forma, Dios nos habría proporcionado información adicional. Lo importante es el sacrificio de Cristo por nosotros y lo que está haciendo ahora, no la forma exacta del madero en el que murió. El mero hecho de que la cruz tradicional ocupe un lugar tan destacado en las costumbres religiosas paganas debería hacernos reflexionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *