Los peligros de las bebidas energéticas

En la última década, las bebidas energéticas han aumentado su popularidad entre los adolescentes y los adultos. Comercializadas con eslóganes llamativos y promesas de mayor concentración y rendimiento, no es de extrañar que el 34% de los adultos jóvenes de entre 18 y 24 años las consuman regularmente1. Lo que la mayoría de la gente no sabe sobre las bebidas energéticas son los riesgos potenciales para la salud que conlleva el consumo de demasiada cafeína.

Los efectos de la cafeína en tu cuerpo

La cafeína hace efecto en el sistema nervioso central a los 30 minutos de su consumo. Actúa como un estimulante, provocando la liberación de neurotransmisores como la adrenalina, que aumentan el ritmo cardíaco y la presión arterial. En pequeñas dosis, la cafeína no suele ser perjudicial. Sin embargo, una bebida energética típica contiene de cuatro a cinco veces más cafeína que una taza de café. Los expertos recomiendan que las personas sanas no consuman más de 400 miligramos de cafeína al día; una cantidad que a menudo se ve en una sola porción de una bebida energética.

El consumo excesivo de cafeína puede ser una emergencia médica

Los riesgos para la salud asociados a las bebidas energéticas son más graves en aquellas personas con presión arterial alta o problemas cardíacos. Las visitas a las salas de emergencia relacionadas con el consumo excesivo de cafeína suelen ser por deshidratación, convulsiones y presión arterial peligrosamente alta. De 2007 a 2011, la investigación demostró que los adultos de 40 años o más fueron los responsables del mayor aumento de visitas a urgencias relacionadas con las bebidas energéticas4. En general, la cantidad de visitas a urgencias relacionadas con las bebidas energéticas se duplicó durante esos mismos años, pasando de 10.000 a 20.000 visitas al año4.

Mezcla de alcohol con bebidas energéticas

Combinar alcohol con bebidas energéticas es una tendencia creciente entre los adolescentes y los adultos jóvenes. Más del 30% de los adultos jóvenes de entre 18 y 28 años declararon haber mezclado ambas sustancias al menos una vez en el último año2. Los peligros de consumir un estimulante se magnifican cuando se combina con un depresivo como el alcohol. Las bebidas energéticas pueden enmascarar los efectos depresivos del alcohol haciendo que el consumidor se sienta más alerta y despierto3. Por ello, las personas que combinan bebidas energéticas y alcohol no pueden determinar su nivel de intoxicación.

La conclusión

Tenga en cuenta los ingredientes de las bebidas energéticas, como el alto contenido de cafeína, los azúcares añadidos y otros suplementos. Las cantidades excesivas de cafeína pueden suponer un riesgo para quienes tienen problemas de corazón o para quienes combinan las bebidas energéticas con el alcohol. Además, asegúrese de leer la etiqueta de las bebidas energéticas para identificar cuántas raciones hay en el envase. Si decides consumir cafeína, prueba una alternativa mejor, como el té o el café negro, y asegúrate de mantenerte por debajo de la cantidad recomendada de 400 miligramos al día.

  1. Bebidas energéticas. (2017, 04 de octubre). https://nccih.nih.gov/health/energy-drinks
  2. Johnson LD, O’Malley PM, Bachman JG, Schulenberg JE, Miech RA. Vigilando el futuro: Resultados de la encuesta nacional sobre el consumo de drogas, 1975-2015. Volume 2: College Students and Adults Ages 19-55. Ann Arbor, MI: Institute for Social Research, The University of Michigan; 2016
  3. Marczinski CA, Fillmore MT. Bebidas energéticas mezcladas con alcohol: ¿cuáles son los riesgos? Nutr Rev. 2014;72(suppl 1):98-107
  4. Mattson, M.E. Update on Emergency Department Visits Involving Energy Drinks: Una preocupación continua para la salud pública. El informe del CBHSQ: 10 de enero de 2013. Center for Behavioral Health Statistics and Quality, Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Rockville, MD.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *