María de Teck

Vida Real

A los 24 años se comprometió con el príncipe Alberto Víctor (conocido como Eddy), príncipe de Gales e hijo mayor de Eduardo VII de Gran Bretaña. La elección de María como novia estuvo influenciada por la reina Victoria, que la apreciaba mucho por su fuerte carácter y sentido del deber. Trágicamente, Alberto murió unas semanas antes de su boda, durante la pandemia de gripe de 1891-92.

Durante el periodo de luto, el hermano de Alberto, el príncipe Jorge, duque de York, se acercó a Mary, y en mayo de 1893 le propuso matrimonio. Se casaron en julio de ese año y tuvieron seis hijos. Aunque los niños eran cuidados por una niñera, como era tradición en muchas familias de clase alta, Mary era una madre cariñosa que pasaba tiempo con sus hijos, revelando su lado divertido y enseñándoles historia y música.

Lee más: Eduardo VII, Jorge V y Eduardo VIII: la complicada relación entre los reyes británicos y sus herederos

Como duques de York, Jorge y María cumplieron con sus obligaciones públicas, realizando varias giras oficiales por el Imperio Británico. El 6 de mayo de 1910, el padre de Jorge, Eduardo VII, murió. Jorge subió al trono como Jorge V, y María se convirtió en reina consorte. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, la reina María instituyó el racionamiento de alimentos en el palacio, y la pareja visitaba con frecuencia a los militares heridos.

Cuando Jorge V se enfrentó a la transformación de Gran Bretaña después de la guerra, la reina María fue su asesora más dedicada en asuntos de Estado. Se mantuvo segura de sí misma y tranquila en sus apariciones públicas durante los disturbios civiles por las condiciones sociales, la independencia de Irlanda y el nacionalismo indio. Cuando Jorge V enfermó cada vez más a causa de una afección pulmonar, la Reina María prestó mayor atención a su cuidado. En 1935, la pareja celebró sus bodas de plata, y durante su discurso Jorge rindió homenaje público a su esposa con gran emoción y sinceridad.

El 20 de enero de 1936, Jorge V murió, y su hijo mayor, Eduardo, ascendió al trono. Al cabo de un año, Eduardo abdicó para casarse con su amante estadounidense, Wallis Simpson. La reina María estaba consternada por la decisión de su hijo de anteponer sus sentimientos personales al deber, pero se resignó a la decisión y se volcó en su siguiente hijo, Albert Frederick Arthur George, (conocido como Bertie), que ascendería al trono como Jorge VI. Durante el reinado de su hijo, la reina María se interesó mucho por la educación de sus dos nietas, Isabel y Margarita. Durante la Segunda Guerra Mundial, volvió a realizar visitas a las tropas y a las fábricas, y dirigió campañas de recuperación de chatarra para el esfuerzo bélico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *