Relaciones internacionales

Esta sección puede resultar confusa o poco clara para los lectores. En particular, la estructura y la categorización pueden ser confusas. Por favor, ayude a aclarar la sección. Puede haber una discusión sobre esto en la página de discusión. (Marzo 2019) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Artículo principal: Teoría de las relaciones internacionales

NormatividadEditar

Las teorías de las relaciones internacionales pueden clasificarse en función de la normatividad. En consonancia con el problema es-pensamiento, las teorías empíricas no normativas tratan de explicar por qué existen ciertos acontecimientos o tendencias en la política mundial (lo que el mundo es), mientras que las teorías normativas se ocupan de los acontecimientos o tendencias que deberían existir (lo que el mundo debería ser) y de cómo hacer juicios éticos en consecuencia. Smith, Baylis & Owens (2008) defienden que la posición normativa es hacer del mundo un lugar mejor, y que esta cosmovisión teórica pretende hacerlo siendo consciente de los supuestos implícitos y de los explícitos que constituyen una posición no normativa y alinean o posicionan lo normativo hacia los loci de otras teorías sociopolíticas clave como el liberalismo político, el marxismo, el constructivismo político, el realismo político, el idealismo político y la globalización política.

EpistemologíaEditar

Las teorías de la RRI también se dividen a grandes rasgos en uno de los dos campos epistemológicos: «positivista» y «post-positivista». Las teorías positivistas pretenden reproducir los métodos de las ciencias naturales analizando el impacto de las fuerzas materiales. Suelen centrarse en características de las relaciones internacionales como las interacciones entre Estados, el tamaño de las fuerzas militares y el equilibrio de poderes. La epistemología pospositivista rechaza la idea de que el mundo social pueda estudiarse de forma objetiva y sin valores. Rechaza las ideas centrales del neorrealismo/liberalismo, como la teoría de la elección racional, alegando que el método científico no puede aplicarse al mundo social y que es imposible una «ciencia» de las relaciones internacionales.

Una diferencia clave entre las dos posturas es que, mientras que las teorías positivistas, como el neorrealismo, ofrecen explicaciones causales (por ejemplo, por qué y cómo se ejerce el poder), las teorías pospositivistas se centran en cambio en cuestiones constitutivas, por ejemplo, qué se entiende por «poder»; qué lo compone, cómo se experimenta y cómo se reproduce. A menudo, las teorías pospositivistas promueven explícitamente un enfoque normativo de las RRII, al considerar la ética. Esto es algo que a menudo se ha ignorado en las RRII «tradicionales», ya que las teorías positivistas distinguen entre «hechos» y juicios normativos, o «valores». Durante los últimos años de la década de 1980 y la década de 1990, el debate entre positivistas y pospositivistas se convirtió en el debate dominante y ha sido descrito como constituyendo el Tercer «Gran Debate» (Lapid 1989).

Escuelas de pensamientoEditar

RealismoEditar

Artículo principal: Realismo (relaciones internacionales)

El realismo se centra en la seguridad y el poder del Estado por encima de todo. Los primeros realistas, como E. H. Carr y Hans Morgenthau, sostenían que los Estados son actores racionales, interesados en el poder, que buscan maximizar su seguridad y sus posibilidades de supervivencia. La cooperación entre Estados es una forma de maximizar la seguridad de cada uno de ellos (en contraposición a razones más idealistas). Del mismo modo, cualquier acto de guerra debe basarse en el interés propio, más que en el idealismo. Muchos realistas consideraron la Segunda Guerra Mundial como la reivindicación de su teoría.

Los realistas argumentan que la necesidad de supervivencia requiere que los líderes estatales se distancien de la moral tradicional. El realismo enseñó a los líderes estadounidenses a centrarse en los intereses más que en la ideología, a buscar la paz a través de la fuerza y a reconocer que las grandes potencias pueden coexistir aunque tengan valores y creencias antitéticas.

La Historia de la Guerra del Peloponeso, escrita por Tucídides, se considera un texto fundacional de la escuela realista de filosofía política. Existe un debate sobre si el propio Tucídides era un realista; Ned Lebow ha argumentado que considerar a Tucídides como un realista es una interpretación errónea de un mensaje político más complejo dentro de su obra. Entre otros, se considera que filósofos como Maquiavelo, Hobbes y Rousseau contribuyeron a la filosofía realista. Sin embargo, aunque su obra puede apoyar la doctrina realista, no es probable que se hayan clasificado como realistas en este sentido. El realismo político considera que la política, al igual que la sociedad, se rige por leyes objetivas que tienen su origen en la naturaleza humana. Para mejorar la sociedad, primero es necesario entender las leyes por las que vive la sociedad. Al ser el funcionamiento de estas leyes impermeable a nuestras preferencias, las personas sólo las desafiarán a riesgo de fracasar. El realismo, al creer en la objetividad de las leyes de la política, debe creer también en la posibilidad de desarrollar una teoría racional que refleje, aunque sea de forma imperfecta y unilateral, esas leyes objetivas. Cree también, por tanto, en la posibilidad de distinguir en política entre la verdad y la opinión -entre lo que es cierto objetiva y racionalmente, apoyado por la evidencia e iluminado por la razón, y lo que es sólo un juicio subjetivo, divorciado de los hechos tal y como son e informado por el prejuicio y el pensamiento deseoso.

Poner el realismo bajo el positivismo está lejos de no ser problemático, sin embargo. El libro de E. H. Carr «What is History» era una crítica deliberada del positivismo, y el objetivo de Hans Morgenthau en «Scientific Man vs Power Politics» era demoler cualquier concepción de que la política internacional/política del poder puede estudiarse científicamente. La creencia de Morgenthau en este sentido es parte de la razón por la que se le ha clasificado como «realista clásico» en lugar de realista.

Entre los principales teóricos se encuentran E. H. Carr, Robert Gilpin, Charles P. Kindleberger, Stephen D. Krasner, Hans Morgenthau, Samuel P. Huntington, Kenneth Waltz, Stephen Walt y John Mearsheimer.

LiberalismoEditar

Artículo principal: Liberalismo (relaciones internacionales)
Ver también: Internacionalismo liberal

Según el liberalismo, los individuos son básicamente buenos y capaces de cooperar de forma significativa para promover un cambio positivo. El liberalismo considera que los Estados, las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones intergubernamentales son actores clave en el sistema internacional. Los Estados tienen muchos intereses y no son necesariamente unitarios y autónomos, aunque sean soberanos. La teoría liberal hace hincapié en la interdependencia entre los Estados, las empresas multinacionales y las instituciones internacionales. Teóricos como Hedley Bull han postulado una sociedad internacional en la que varios actores se comunican y reconocen normas, instituciones e intereses comunes. Los liberales también consideran que el sistema internacional es anárquico, ya que no existe una autoridad internacional única y se deja que cada Estado actúe en su propio interés. El liberalismo está históricamente arraigado en las tradiciones filosóficas liberales asociadas a Adam Smith e Immanuel Kant, que postulan que la naturaleza humana es básicamente buena y que el interés individual puede ser aprovechado por la sociedad para promover el bienestar social agregado. Los individuos forman grupos y, más tarde, estados; los estados son generalmente cooperativos y tienden a seguir las normas internacionales.

La teoría liberal de las relaciones internacionales surgió después de la Primera Guerra Mundial en respuesta a la incapacidad de los estados para controlar y limitar la guerra en sus relaciones internacionales. Entre los primeros adeptos se encuentran Woodrow Wilson y Norman Angell, que argumentaban que los estados se beneficiaban mutuamente de la cooperación y que la guerra era tan destructiva que resultaba esencialmente inútil.

El liberalismo no fue reconocido como una teoría coherente como tal hasta que E. H. Carr lo denominó colectiva y burlonamente idealismo. Una nueva versión del «idealismo» que se centró en los derechos humanos como base de la legitimidad del derecho internacional fue avanzada por Hans Köchler.

Los principales teóricos incluyen a Montesquieu, Immanuel Kant, Michael W. Doyle, Francis Fukuyama y Helen Milner.

NeoliberalismoEditar
Artículo principal: Neoliberalismo (relaciones internacionales)
Más información: Interdependencia compleja

El neoliberalismo busca actualizar el liberalismo aceptando la presunción neorrealista de que los estados son los actores clave en las relaciones internacionales, pero sigue manteniendo que los actores no estatales (ANE) y las organizaciones intergubernamentales (OIG) importan. Sus defensores sostienen que los Estados cooperarán independientemente de las ganancias relativas, por lo que se preocupan por las ganancias absolutas. Esto también significa que las naciones son, en esencia, libres de tomar sus propias decisiones en cuanto a la forma de llevar a cabo la política sin que ninguna organización internacional bloquee el derecho de una nación a la soberanía. El institucionalismo neoliberal, un enfoque fundado por Robert Keohane y Joseph Nye, enfatiza el importante papel de las instituciones internacionales en el mantenimiento de un régimen comercial global abierto.

Principales institucionalistas neoliberales son John Ikenberry, Robert Keohane y Joseph Nye.

Teoría del régimenEditar
Artículo principal: Teoría del régimen

La teoría del régimen se deriva de la tradición liberal que sostiene que las instituciones o regímenes internacionales afectan al comportamiento de los estados (u otros actores internacionales). Asume que la cooperación es posible en el sistema anárquico de los estados, de hecho, los regímenes son, por definición, instancias de cooperación internacional.

Mientras que el realismo predice que el conflicto debería ser la norma en las relaciones internacionales, los teóricos del régimen dicen que hay cooperación a pesar de la anarquía. A menudo citan la cooperación en el comercio, los derechos humanos y la seguridad colectiva, entre otras cuestiones. Estos casos de cooperación son regímenes. La definición más citada de los regímenes proviene de Stephen Krasner, quien define los regímenes como «principios, normas, reglas y procedimientos de toma de decisiones en torno a los cuales convergen las expectativas de los actores en un área temática determinada».

Sin embargo, no todos los enfoques de la teoría de los regímenes son liberales o neoliberales; algunos estudiosos realistas como Joseph Grieco han desarrollado teorías híbridas que adoptan un enfoque basado en el realismo para esta teoría fundamentalmente liberal. (Los realistas no dicen que la cooperación nunca ocurra, sólo que no es la norma; es una diferencia de grado).

Teorías pospositivistas/reflexivasEditar

ConstructivismoEditar
Artículo principal: Constructivismo (relaciones internacionales)

El constructivismo social abarca una amplia gama de teorías que pretenden abordar cuestiones de ontología, como el debate sobre estructura y agencia, así como cuestiones de epistemología, como el debate «material/ideacional» que se refiere al papel relativo de las fuerzas materiales frente a las ideas. El constructivismo no es una teoría de las RRII a la manera del neorrealismo, sino que es una teoría social que se utiliza para explicar mejor las acciones emprendidas por los Estados y otros actores importantes, así como las identidades que guían a estos Estados y actores.

El constructivismo en las RRII puede dividirse en lo que Ted Hopf (1998) denomina constructivismo «convencional» y «crítico». Todas las variedades de constructivismo tienen en común el interés por el papel que desempeñan las fuerzas ideológicas. El académico constructivista más famoso, Alexander Wendt, señaló en un artículo de 1992 en International Organization -y posteriormente en su libro de 1999 Social Theory of International Politics- que «la anarquía es lo que los Estados hacen de ella». Con esto quiere decir que la estructura anárquica que, según los neorrealistas, rige la interacción entre los Estados es, de hecho, un fenómeno construido y reproducido socialmente por los Estados.

Por ejemplo, si el sistema está dominado por Estados que ven la anarquía como una situación de vida o muerte (lo que Wendt denomina una anarquía «hobbesiana»), el sistema se caracterizará por la guerra. Si, por el contrario, la anarquía se ve como algo restringido (una anarquía «lockeana»), entonces existirá un sistema más pacífico. Desde este punto de vista, la anarquía está constituida por la interacción de los estados, en lugar de ser aceptada como una característica natural e inmutable de la vida internacional, tal y como la ven los estudiosos neorrealistas de las relaciones internacionales.

Principales estudiosos constructivistas sociales de las relaciones internacionales son Rawi Abdelal, Michael Barnett, Mark Blyth, Martha Finnemore, Ted Hopf, Kathryn Sikkink y Alexander Wendt.

MarxismoEditar

Las teorías marxistas y neomarxistas de las RRII rechazan la visión realista/liberal del conflicto o la cooperación entre estados; en su lugar, se centran en los aspectos económicos y materiales. Asumen que la economía está por encima de otras preocupaciones, permitiendo la elevación de la clase como el foco de estudio. Los marxistas ven el sistema internacional como un sistema capitalista integrado que persigue la acumulación de capital. Así, el colonialismo trajo fuentes de materias primas y mercados cautivos para las exportaciones, mientras que la descolonización trajo nuevas oportunidades en forma de dependencia.

Un derivado destacado del pensamiento marxiano es la teoría crítica de las relaciones internacionales, que es la aplicación de la «teoría crítica» a las relaciones internacionales. Los primeros teóricos críticos estaban asociados a la Escuela de Frankfurt, que seguía la preocupación de Marx por las condiciones que permiten el cambio social y el establecimiento de instituciones racionales. Su énfasis en el componente «crítico» de la teoría se derivó en gran medida de su intento de superar los límites del positivismo. Los defensores actuales, como Andrew Linklater, Robert W. Cox y Ken Booth, se centran en la necesidad de la emancipación humana del Estado-nación. Por lo tanto, es «crítico» con las principales teorías de las RRII, que tienden a ser positivistas y centradas en el Estado.

Además, la teoría de la dependencia y el modelo núcleo-periferia están vinculados a las teorías marxistas, que sostienen que los países desarrollados, en su búsqueda de poder, se apropian de los Estados en desarrollo a través de la banca internacional, la seguridad y los acuerdos comerciales y sindicatos a nivel formal, y lo hacen a través de la interacción de asesores políticos y financieros, misioneros, trabajadores de ayuda humanitaria y empresas multinacionales a nivel informal, con el fin de integrarlos en el sistema capitalista, apropiándose estratégicamente de los recursos naturales y las horas de trabajo infravaloradas y fomentando la dependencia económica y política.

Las teorías marxistas reciben poca atención en Estados Unidos. Es más común en partes de Europa y es una de las contribuciones teóricas más importantes de la academia latinoamericana al estudio de las redes globales.

FeminismoEditar
Artículo principal: Feminismo (relaciones internacionales)

Las RRII feministas consideran las formas en que la política internacional afecta y se ve afectada tanto por los hombres como por las mujeres, y también cómo los conceptos centrales que se emplean dentro de la disciplina de las RRII (por ejemplo, guerra, seguridad, etc.) tienen género. Las RRII feministas no sólo se han ocupado del enfoque tradicional de las RRII sobre los Estados, las guerras, la diplomacia y la seguridad, sino que los estudiosos de las RRII feministas también han hecho hincapié en la importancia de examinar cómo el género configura la actual economía política mundial. En este sentido, no existe una división clara entre las feministas que trabajan en las RRII y las que lo hacen en el ámbito de la Economía Política Internacional (EPI). Desde sus inicios, las RRII feministas también han teorizado ampliamente sobre los hombres y, en particular, sobre las masculinidades. Muchas feministas de las RRII sostienen que la disciplina es inherentemente masculina por naturaleza. Por ejemplo, en su artículo «Sex and Death in the Rational World of Defense Intellectuals» Signs (1988), Carol Cohn afirmaba que una cultura altamente masculinizada dentro del establecimiento de la defensa contribuía a divorciar la guerra de las emociones humanas.

Las RI feministas surgieron en gran medida a partir de finales de la década de 1980. El final de la Guerra Fría y la reevaluación de la teoría tradicional de las RRII durante la década de los noventa abrieron un espacio para las Relaciones Internacionales con perspectiva de género. Dado que las RRII feministas están ampliamente vinculadas al proyecto crítico de las RRII, la mayoría de los estudios feministas han tratado de problematizar las políticas de construcción del conocimiento dentro de la disciplina, a menudo adoptando metodologías del deconstructivismo asociadas al posmodernismo/posestructuralismo. Sin embargo, la creciente influencia de los enfoques feministas y centrados en la mujer dentro de las comunidades de política internacional (por ejemplo, en el Banco Mundial y las Naciones Unidas) es más un reflejo del énfasis feminista liberal en la igualdad de oportunidades para las mujeres.

Entre los estudiosos más destacados se encuentran Carol Cohn, Cynthia Enloe, Sara Ruddick y J. Ann Tickner.

Teoría de la sociedad internacional (la escuela inglesa)
Artículo principal: Escuela inglesa de la teoría de las relaciones internacionales

La teoría de la sociedad internacional, también llamada Escuela inglesa, se centra en las normas y valores compartidos por los estados y en cómo regulan las relaciones internacionales. Ejemplos de estas normas son la diplomacia, el orden y el derecho internacional. A diferencia del neorrealismo, no es necesariamente positivista. Los teóricos se han centrado especialmente en la intervención humanitaria, y se subdividen entre los solidaristas, que tienden a defenderla más, y los pluralistas, que valoran más el orden y la soberanía. Nicholas Wheeler es un destacado solidarista, mientras que Hedley Bull y Robert H. Jackson son quizás los pluralistas más conocidos. Algunos teóricos de la Escuela Inglesa han utilizado casos históricos para mostrar la influencia que tienen los marcos normativos en la evolución del orden político internacional en diversas coyunturas críticas.

Teorías posestructuralistasEditar

Las teorías posestructuralistas de las relaciones internacionales se desarrollaron en la década de 1980 a partir de los estudios posmodernistas en ciencia política. El posestructuralismo explora la deconstrucción de conceptos tradicionalmente no problemáticos en las relaciones internacionales (como «poder» y «agencia») y examina cómo la construcción de estos conceptos da forma a las relaciones internacionales. El examen de las «narrativas» desempeña un papel importante en el análisis postestructuralista; por ejemplo, el trabajo postestructuralista feminista ha examinado el papel que desempeñan las «mujeres» en la sociedad global y cómo se construyen en la guerra como «inocentes» y «civiles». El artículo de Rosenberg «Why is there no International Historical Sociology» fue un texto clave en la evolución de esta vertiente de la teoría de las relaciones internacionales. El postestructuralismo ha cosechado tanto elogios como críticas, y sus críticos argumentan que la investigación postestructuralista a menudo no aborda los problemas del mundo real que los estudios de relaciones internacionales se supone que contribuyen a resolver.

Teorías de liderazgoEditar

Perspectiva de los grupos de interésEditar

La teoría de los grupos de interés postula que la fuerza motriz del comportamiento estatal son los grupos de interés subestatales. Algunos ejemplos de grupos de interés son los grupos de presión políticos, los militares y el sector empresarial. La teoría de los grupos sostiene que aunque estos grupos de interés son constitutivos del Estado, también son fuerzas causales en el ejercicio del poder estatal.

Perspectiva estratégicaEditar

La perspectiva estratégica es un enfoque teórico que considera que los individuos eligen sus acciones teniendo en cuenta las acciones y respuestas anticipadas de los demás con la intención de maximizar su propio bienestar.

Modelo de mala fe inherenteEditar

Más información: La mala fe y el modelo de mala fe inherente

El «modelo de mala fe inherente» del procesamiento de la información es una teoría de la psicología política que fue planteada por primera vez por Ole Holsti para explicar la relación entre las creencias de John Foster Dulles y su modelo de procesamiento de la información. Es el modelo más estudiado del adversario. Se presume que un Estado es implacablemente hostil y se ignoran los indicadores contrarios. Se descartan como estratagemas de propaganda o signos de debilidad. Ejemplos de ello son la posición de John Foster Dulles con respecto a la Unión Soviética, o la posición inicial de Israel con respecto a la Organización para la Liberación de Palestina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *