Salt Bae

Gökçe visitó varios países, entre ellos Argentina y Estados Unidos, entre 2007 y 2010, donde trabajó en restaurantes locales de forma gratuita, para adquirir experiencia como cocinero y restaurador. Tras su regreso a Turquía, Gökçe abrió su primer restaurante en Estambul en 2010 y posteriormente abrió un restaurante en Dubái en 2014.

Los platos servidos en los establecimientos de Gökçe han recibido críticas dispares y han sido calificados de «excesivamente caros». Las primeras críticas profesionales en 2018 de su restaurante de carnes en Nueva York fueron generalmente negativas. Steve Cuozzo, del New York Post, calificó el restaurante de «estafa pública número 1» y Joshua David Stein, escribiendo en GQ, calificó el filete de mundano y las hamburguesas de excesivamente cocidas. Sin embargo, desde el punto de vista del entretenimiento, las críticas fueron más positivas. Robert Sietsema, de Eater, afirma: «Si quieres juzgar la nueva sucursal de Nusr-Et en Nueva York sólo como un restaurante de carne, probablemente te decepcionará… Si, por el contrario, valoras el lugar como cena-teatro, lo encontrarás satisfactorio-pero solo si Salt Bae está en la casa».

En diciembre de 2017, recibió críticas por una foto de 2016 en la que posaba frente a una imagen de Fidel Castro.

En septiembre de 2018, Gökçe fue criticado por Marco Rubio y el consejo de la ciudad de Miami después de que el presidente venezolano Nicolás Maduro cenara en el restaurante de Gökçe en Estambul, con Rubio llamando a Gökçe un «bicho raro». Rubio tuiteó la información de contacto del restaurante de Gökçe en Miami, haciéndolo doxxing.

A partir de 2020, Nusr-Et tiene sucursales en Abu Dhabi y Dubái en los Emiratos Árabes Unidos; Doha en Catar; Ankara, Bodrum, Estambul y Marmaris en Turquía; Jeddah en Arabia Saudí; Mykonos en Grecia; Miami, Nueva York, Boston y Dallas en Estados Unidos.

En noviembre de 2019, cuatro exempleados de Gökçe le acusaron de quedarse con una parte de sus propinas. Alegaron que fueron despedidos de su restaurante de Nueva York cuando intentaron hacer preguntas sobre las propinas. Se iba a celebrar un juicio para investigar el asunto, hasta que Gökçe llegó a un acuerdo con sus ex empleados y les pagó 230.000 dólares. Explicando por qué los había despedido, dijo: «No estaba satisfecho con el rendimiento de los cuatro empleados. … Desde que fueron despedidos, actuaron con el sentimiento de ‘mira lo que te vamos a hacer’ y presentaron estas acusaciones de propina».

A finales de septiembre de 2020, su restaurante en Boston recibió la orden de cierre por parte de los funcionarios de salud pública varios días después de su apertura debido a las violaciones de las normas de seguridad COVID-19. Sin embargo, a principios de octubre, el restaurante ya había sido reabierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *