Se puede utilizar un lavavajillas en lugar de un esterilizador?

Todos conocemos el dicho: «El lavavajillas limpia los platos para que tú no tengas que hacerlo». Pero por muy tentador que sea meter los biberones con los platos sucios, ¿es nuestro lavavajillas, que ahorra tiempo, realmente una alternativa segura a la esterilización?

Publicidad

Lavavavajillas vs. esterilizador

Para esterilizar un objeto hay que hervirlo a 100 grados C durante un mínimo de cinco minutos. El agua de la mayoría de los lavavajillas, incluso en un lavado caliente, no alcanza esta temperatura. Puede que tus biberones parezcan relucientes, pero no puedes estar seguro de que estén libres de bacterias que puedan provocar a tu pequeño un desagradable malestar estomacal.

Los esterilizadores eléctricos, sin embargo, son una forma eficaz de garantizar que los biberones se mantengan libres de gérmenes. Los biberones se esterilizan con vapor en unos 10 minutos. A continuación, puedes dejar los biberones en el esterilizador con la tapa cerrada, con la seguridad de que se mantendrán estériles hasta seis horas.

Sólo cuando sacas los biberones de la unidad pierden su esterilidad, y este es otro inconveniente del método del lavavajillas. Una vez que el ciclo ha terminado, a menos que transfieras los biberones a un recipiente estéril cubierto, tienen que ser utilizados inmediatamente para evitar el riesgo de que se formen bacterias en ellos. Por eso se aconseja utilizar un esterilizador en lugar de un lavavajillas para cualquier equipo de alimentación utilizado antes de los seis meses (incluidos los sacaleches y los chupetes), y para los biberones y las tetinas hasta los 12 meses.

Qué se puede meter en el lavavajillas

Todo el equipo de alimentación diseñado para los bebés, además de los chupetes, se puede meter en el lavavajillas una vez que tenga seis meses o más, pero comprueba que estén etiquetados como aptos para el lavavajillas. En particular, algunas piezas de los sacaleches no son aptas para el lavavajillas. Las cestas de lavavajillas especialmente diseñadas son útiles para mantener las piezas pequeñas del kit de alimentación en un solo lugar.

Elegir el programa adecuado

Si tienes la intención de utilizar el lavavajillas para el equipo de alimentación de tu bebé, utiliza un programa caliente de 80 grados C o más en lugar de un lavado ecológico más frío. Algunos lavavajillas incorporan ahora un «ciclo para bebés»: un lavado intensivo cuyo objetivo es eliminar las bacterias de los utensilios de alimentación de tu hijo. También hay enjuagues antibacterianos y ajustes de «secado al calor».

Los biberones en el lavavajillas

Aunque la mayoría de los utensilios de alimentación del bebé, incluidos los chupetes, sólo deben esterilizarse durante los primeros seis meses, los biberones y las tetinas deben esterilizarse hasta que el niño tenga 12 meses, momento en el que deberías intentar destetarlo de los biberones y pasarlo a las tazas.

Advertencia

Si decides lavar los biberones en el lavavajillas, elimina primero todos los restos de leche con un cepillo para biberones y apílalos boca abajo para evitar que caigan trozos de comida en ellos. Ten en cuenta que las tetinas pueden desgastarse más rápido si las lavas con frecuencia en el lavavajillas, y no cometas el error de meter los biberones con platos sucios empapados de restos de espaguetis… ¡dará a los biberones un precioso tono anaranjado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *