Vicente Fernández

En su México natal, Vicente Fernández es aclamado como el «rey de los rancheros». Nació y creció en Huentitán del Alto, Jalisco, México, en el seno de una familia pobre y tuvo que trabajar desde su infancia para mantenerse. Vicente se inició cuando ganó un concurso de canto en Guadalajara. A los 21 años estuvo en el espectáculo «La Calandria Musical» donde recibió su primer pago por cantar. Ganó 35 pesos. Él y su música ranchera se han hecho más populares en Latinoamérica y en España.

En 1995, su tributo al entrañable Trío Los Panchos de México, Recordando A Los Panchos, le valió un gran reconocimiento y produjo dos grandes éxitos, «Miseria» y «No, No, Y No.»

Es dueño y vive principalmente en un enorme rancho llamado «Los Tres Potrillos» ubicado entre las ciudades de Guadalajara y Chapala Jalisco, México. Lleva el nombre de sus tres hijos. Cuenta con establos, 2 casas, un lago, caballos de alta raza y una iglesia. Durante las navidades miles de niños acuden a este rancho donde se reparten cientos de miles de dólares en regalos navideños.

Le encantan los caballos miniatura y los ha criado en su rancho, donde incluso tiene algunos de tan solo 15 centímetros.

En 2005, Fernández y sus hijos, Alejandro y Vicente Jr, hicieron historia al convertirse en los primeros cantantes latinoamericanos en aparecer como dibujos animados en un vídeo, para la canción de Vicente padre, Al Mayor de los Fernández, dedicada al padre de Vicente padre.

Vicente está casado con María del Refugio Abarca Villaseñor desde el 27 de diciembre de 1963. Con ella tiene tres hijos: Vicente Jr, Gerardo y Alejandro. Sus fans y los medios de comunicación se refieren a él como «Chente», un diminutivo de su nombre por afecto, pero en entrevistas y eventos también se dirigen a él como Don Vicente por respeto. En México se refieren a él como «El Rey» y como «El Charro de Huentitán». Su esposa es conocida cariñosamente como Doña Cuca. Vicente, al igual que su hijo Alejandro, tiene fama de donjuán y se le suele llamar Don Juan.

Vicente se vio envuelto en un escándalo cuando se hizo público que había mantenido una relación durante diez años con Patricia Rivera, a quien conoció en 1977 durante el rodaje de «El Arracadas». Años después ella declaró que su hijo, Pablo Rodrigo, era producto de esa relación y Vicente reconoció al hijo como suyo, dándole el apellido Fernández. Posteriormente las pruebas de ADN demostraron que Pablo no era su hijo.

En 2004, durante un concierto en el American Airlines Arena de Miami, Vicente tuvo que pagar 30.000 dólares por haberse pasado de la hora prevista originalmente para el concierto. Cantó durante tres horas algunos de sus éxitos de siempre, así como canciones de su entonces nuevo álbum «Se Me Hizo Tarde la Vida».

Vicente tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y a su ceremonia allí asistieron más de 5.000 personas, batiendo todos los récords de asistencia anteriores.

www.chente.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *